No, no nos gustan los cambios.

La planicie de la rutina es cómoda.

La interrogante de lo que viene es tormentosa.

Las personas de siempre.

Pero no hay que olvidar que lo único que es constante, es el cambio.

Anuncios