Me encontraba platicando con un grupo de turistas brasileños y mexicanos (por cierto había un brasileño de muy buen ver ahí) a cerca de los diversos  aeropuertos, y como llegar a cada uno de ellos.

Fue así como todos comenzaron a decir el nombre del aeropuerto del cual saldría su vuelo, es ahí  donde decido hacer mi brillante aportación a la plática, muy segura dije:

Yo voy a Hedwig. 

De pronto escuche risas de mi acompañante y otras personas, pues claro, quién diablos iba a saber que  Hedwig, es la lechuza de Harry Potter y  Heathrow es el aeropuerto al que me dirigía.

Lo anterior puede ser catalogado como esos momentos a los que  en mi época los adolescentes le llamaban  “trágame tierra”.

Anuncios