Dicen que envenena el alma, algunos suelen prepararla minuciosamente durante mucho tiempo, y a veces no sale como uno quisiera…

¿A caso será que tenemos en las manos la herramienta de Dios para gratificarnos?, ¿será que es tan mala como dicen? ¿ o simplemente es parte de nuestro instinto?

La verdad, no lo sé, lo único que puedo constatar es que no hay necesidad de planearla tanto, siempre se nos escapará un detalle que puede arruinar la finalidad de la misma.

Lo mejor de todo es cuando ya olvidaste que querías hacerlo y de pronto, sin querer, sólo así va sucediendo… y en efecto… tienen la boca llena de razón aquellos que dicen que ” es un plato que se come frío”.

Anuncios