Antes de que estuvieran de moda los terremotos, tuve un sueño recurrente a cerca del “fin del mundo”… en efecto, había terremotos en él, uno trás otro, despertaba súbitamente con esa sensación de angustía y aún con temor.  Pasó el tiempo y afortunadamente no volvió a repetirse.

Ahora con la paranoía de los últimos terremotos, el 2012, el calentamiento global, tsunamis y godzilla me vino a la mente ese cuestionamiento casí inmediato…¿Qué harías si tus días estuvieran contados?

Anuncios