La parabra usada comunmente para designar una contraprestación por servicios profesionales,  “Honorario”, tiene su origen en la antigua roma,  Honorarium,  que significa Honor, las únicas profesiones que podían exigir el pago de Honores eran los Médicos y los Abogados.

Anuncios