3:10am

N: ¿y si nos vamos por Viaducto?

Diana: Nah! mejor por Chapultepec.

Unos metros adelante se encontraba el operativo mejor conocido como “alcoholimetro”, no pude evadirlos, un oficial me solicita determe y bajar la ventanilla, en ese momento sólo podía pensar en las copas de vino, la negra modelo, el perla negra,  el mojito, y el último whisky.

Policía con medio torso dentro de mi auto tratando de olerme: Buenas noches, ¿ha ingerido bebidas alcoholicas a lo largo de la noche?

Diana con cara de niña buena y sonriente: Nou n_n

Policía: Entónces continúe su camino con cuidado.

Por un momento me vi en “la vaquita” tratando de localizar a alguno de mis conocidos penalistas o dando una suma estúpida como soborno.

¡No lo vuelvo a hacer!

Anuncios