Uno de los requisitos para ser Tlatoani consistía en ser un buen sacrificador, es decir, poder abrir con un pedernal el pecho de la ofrenda y sacar de un solo tiro el corazón aún latiendo.  Era un beneplácito que la sangre que aun brotaba mojara su rostro y cabello.

Anuncios