Casí todos los años el 14 de febrero no ha dejado de ser un día más en el calendario, carente de especialidad, pero por alguna extraña circunstancia siempre me llevo grandes sorpresas ese día, buenas, malas o peores.

Este año no fue la excepción, no tenía planeado nada extraodinario para tal fecha, pero mis amigos y yo decidimos de un momento a otro, que estaría a gusto pasar el fin de semana fuera de la ciudad. Una cosa nos llevo a otra y a pesar de discuciones, dramas, gritos y pendejada y media, terminamos en la Autopista del Sol rumbo a Acapulco.

Un camino bastante conocido para quien conducia, todo marchaba ya  sin ningún problema, de pronto un policía federal nos pide detenernos por exceso de velocidad:

-Policía Federal:  Señor, viene a exceso de velocidad.

– Amigo: No! cómo cree?

– Amigas murmurando : Puta madre…

– Policía Federal: Sus documentos por favor, y baje del auto.

Pero como México no hay dos, pudimos irnos con la ayuda de Sor Juana.

El policía federal haciendo gala de su autoridad nos dijo ya para despedirse:

-PF: Acabo de detener a Pablo Montero, ps si le  metes si lo alcanzan, para que lo vean.

– Todos: Ah va…

O sea, el pendejo nos detuvo por exceso de velocidad y nos sugiere que “le metamos” para ver a Pablo Montero???

Anuncios