A últimas fechas se habla, publica, alardea, cuasi festeja, el Bicentenario, ensalzando los valores que como Nación nos representan (jaja!) pero más allá de una extensa publicidad, billetes y  la ruta del bicentenario, no he encontrado algo que nos impulse a celebrar, a mejorar…

Pero por suerte, todavía existe ese derecho fundamental llamado libertad de expresión de tal forma que me encontré con la Propuesta Bicentenaria, ¿porqué no? eso lo encontré en Hazme el Chingado Favor. Com.

 Es así que en vez de hacer una propuesta basada en cosas que llevo a cabo, sugiriéndolas para los demás, mejor empiezo por mí.

 Comienzo el día corriendo,  yéndome sin peinar, sin desayunar, a medio arreglar, esto provoca que vaya de mal humor en el camino, mentando madres  a los conductores, manejando como loca, maquillándome en los altos, y desayunando porquerías al llegar a la oficina…

 ¿Pero que pasaría si hiciera lo siguiente?  Si le hiciera caso al despertador y volviese a la pista a correr como antes, después poder darme un baño de esos que revitalizan, peinarme, desayunar como se debe, dar el paso a los peatones y a uno que otro automovilista, manejar sin presión, y en vez de irme mal maquillando en el auto y medio matando, poner una estación bonita y cantar a todo pulmón mientras disfruto el cigarro mañanero, incluso quizá llegaría de mejor humor y por lo menos diciendo buenos días a toda la gente que veo a diario… quizá hasta sonreír cuando se suben 1000 coreanos al elevador (nah! eso es demasiado).

 ¿Que pasaría si muchos hiciéramos lo siguiente?

 – Levantarse Temprano 

– Hacer ejercicio

– Ceder el paso a un peatón y a un automovilista

 – Saludar y Sonreír

 – Manejar con precaución.

 – No tirar la colilla del cigarro a la calle

 – No hacer uso excesivo del claxon y las mentadas de madre.

 Lector que por error o concientemente fue direccionado a este blog,  ¿lo intentaría? ¿aunque sea un sólo día? y me cuenta como se sintió.

Anuncios