♣ SUPERSTICIÓN,  ¿Y SI ES CIERTO?

Antes de comenzar diré que es un tema bastante atinado para este viernes 13, y este post podría remontarse a explicar el significado de porqué el viernes 13 es considerado como un nefasto, pero eso lo pueden ver aquí .

Yo me abocaré más a la superstición en sí, a los rituales o “cabalas” que muchos hemos tenido a lo largo de nuestras vidas, por más irracionales que parezcan, mismos de los que hemos estado acompañados desde siempre, la vida es un ritual.trebol423

Aahora bien, tengo que admitir que a partir de mi ingreso a la carrera me convertí en una supersticiosa, ritualista de primera, era un ambiente rodeado de mitos, leyendas y miedos. Por lo tanto no estaba de más una “ayudadita” sobrenatural.

jjjgLos examenes eran una vez al año, de forma oral y podían durar 20 mínutos o mas de una hora, así que mientras esperaba mi turno me encargaba de pedirle a todo la corte celestial por mi fortuna, cargando conmigo la imagen religiosa que “casualmente” ese día me dieron en la calle.  Era el primer examen, no sabía que esperar. Pero al final salí triunfal de ese salón, a partir de ese momento recordé todo lo que había hecho, vestido o no comido, por lo tanto los días de examenes se convertían en un extraño rito compartido por muchos de mis compañeros.

Llegó el punto donde compraba un par de zapatos para examenes, mismos que tenía que usar en cada uno, también durante 5 años use el mismo peinado, el mismo perfume, el mismo reloj, pulsera (la de la suerte), aretes y anillo, incluso a lo largo de este tiempo junto con una amiga coajfjfnstituimos el kit de la suerte, que era una bolsita cargada de todo lo que nos “había dado suerte” en los mejores examenes, (la moneda de peso, la ranita china, imagenes de santos, rosarios, y no sé que más).

Pero tuvo que llegar el día donde la superstición (coinsidencia) se confirmaron, me había preparado para el examen que “nadie reprobaba” estudié lo suficiente,  pero no me peine como siempre, use otros zapatos que no eran los de la suerte, dicidí desafiar a la superestición! y perdí… reprobe el  maldito examen, ¡nunca me había pasado tal cosa! a partir de ese momento, jamás volvería a dejar los rituales .

 

Anuncios