Muchas veces nos preguntamos las razones que subyacen debajo de lo que muchos llaman descomposición social, pero no me avocaré a escribir cuales son cada una de esas razones, puesto que son mucha y con un trasfondo bastante profundo para ser tocadas a la ligera. Pero, ¿a qué viene todo esto?

Pues hoy como todos los días antes de empezar la jornada, me dispuse a leer el diario, donde como todos los días se habla de asesinatos, corrupción, política mal lograda, etcétera. Uno de los tantos encabezados llamó mi atención “Proponen crear un ‘circuito sexual’ en Buenavista”, ¡¿Qué?! ¿Porqué? y ¿Para qué?, cuestionamientos que vagamente fueron contestados por el contenido de la nota.

La nota en cuestión decía lo siguiente, cito textual:

La delegación Cuauhtémoc alista un proyecto para la reubicación de sexoservidores y sexoservidoras que se ubican sobre Puente de Alvarado, en la colonia Buenavista, luego de cinco años de quejas y denuncias de vecinos, y de la recomendación que emitió la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) en julio pasado. La propuesta de Agustín Torres, titular de la demarcación, es que se trasladen a la calle Luis Donaldo Colosio, en la misma colonia, y se ubiquen sobre un camellón para conformar una especie de “circuito vehicular”. Indicó que en esa zona no hay viviendas para evitar molestias a los habitantes, y se establecerá un horario determinado para causar los menores problemas. El área se ubica a un costado de un centro comercial. Esto ocurre luego de años en que vecinos denunciaron la problemática a las autoridades sin tener respuesta. La comisión emitió en julio pasado una recomendación que señala, entre otros puntos, la explotación sexual que se registra en la zona. Tras reunirse en privado con Luis González Placencia, ombudsman capitalino, Agustín Torres dijo que no aceptará la recomendación 14/2009 porque fue notificada a la pasada administración, cuyo titular fue el ahora diputado local José Luis Muñoz Soria. Torres aseguró que se emprenderán las acciones que estén dentro de sus facultades para atender esta problemática. “Lo tengo que resolver de alguna u otra manera. Asumo esa responsabilidad política; ya fueron muchos años, hay que tomar el toro por los cuernos”, afirmó.

Ahora bien, ya contestadas someramente las preguntas que asaltaron mi razón, me permito analizar el contenido de la nota a la luz de hechos y circunstancias objetivas, así como de valores bastante subjetivos. Sí, bien se ha dicho que la prostitución es el “oficio” mas antiguo, y ha sobrevivido porque para prestar ese servicio no hace falta mucha inversión, únicamente se necesita un cuerpo y un precio. Y a lo largo de la historia hemos visto como las mujeres dedicadas a tal actividad han sido etiquetadas, denostadas, y puestas en el peldaño más bajo de la sociedad.

Se quiere hacer un circuito sexual en un camellón, para exhibir los cuerpos como mercancía, para que los consumidores pasen como en AutoMc a elegir su pedido. Ok, es lo que la sociedad ha elegido, no sé si está bien o está mal, sólo lo veré desde las consecuencias, que son que estos hombres y mujeres son también comerciantes, y sus lenones empresarios.

Explotación, humillación, degradación, esclavitud, engaño, perversión es lo que también veo en esa empresa, pero como sociedad y gobierno decidieron que ese negocio debería prosperar pues ¿porqué no les empiezan a cobrar impuestos y/o derechos?, ¿ porqué el lenon se allegará de recursos como cualquier otro empresario y se sirve de los servicios del gobierno sin contribuir para ellos?

¿Qué sigue en una sociedad donde el placer cárnico se ha convertido en un estandarte de supuesta libertad y liberación, en una sociedad dónde una mujer sin prendas que se cuelga de un tubo es mas apreciada que cualquier tipo de arte, esfuerzo o trabajo, en una sociedad que no protege a su niñez ni la educa, donde cualquier tipo de valor se ha supeditado a los placeres más inmediatos? No sé si quiero saber qué sigue…

Le hemos echado la culpa a todo y a todos de porqué  “estamos como estamos”, pero no nos hemos puesto a analizar que la culpa ha sido de nosotros siempre, que nos hemos escondido en una doble moral que nos ha puesto como víctimas y victimarios.

Anuncios