Los premios Ig Nobel son una parodia de los premio Nobel que suele resolverse en las mismas fechas que los premios originales, aproximadamente en el mes de octubre.

Están organizados por la revista de humor científica Annals of Improbable Research (AIR), y co-patrocinados por varias sociedades que ostentan la palabra Harvard en su denominación, como The Harvard Computer Society o The Harvard-Radcliffe Society of Physics Students. La gala de entrega se realiza en el Sanders Theatre, de la Universidad Harvard. Estos premios pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología.

 los premios se establecieron como homenaje a Ignacious Nobel, el ficticio inventor de la soda pop.

A continuación un listado de los que me parecieron más “curiosos”:

Química: Los estadounidenses Sheree Umpierre, Joseph Hill y Deborah Anderson, por descubrir que la Coca-Cola es un espermicida efectivo y Los taiwaneses C.Y. Hong, C.C. Shieh, P. Wu y B.N. Chiang, por descubrir justo lo contrario.

Nutrición: Maximiliano Zampini y Charles Spencer , por demostrar que la comida sabe mejor si es crujiente.

Medicina: El estadounidense Dan Ariely, por demostrar que los placebos caros son más efectivos que los placebos baratos

Paz: se lo llevó el Laboratorio de la Fuerza Aérea, en Dayton (Ohio), que sopesó la posibilidad de fabricar una Bomba gay para provocar la homosexualidad en el enemigo y con ello minar la moral y la disciplina de las tropas

Medicina: Steven Stack de la Universidad Estatal de Wayne, Detroit, Míchigan, y James Gundlach de la Universidad de Auburn, Alabama, por su estudio “Los efectos de la música country en el suicidio”, que postula que este estilo musical es deprimente y suele tratar temas frecuentes en los suicidas como el desamor, el alcoholismo o el fracaso laboral.Algunos aficionados a esta música de origen sureño (del sur de EEUU) se ofendieron tanto que iniciaron una campaña de insultos por internet contra James Gundlach, que fue, por cierto, el triunfador de la noche y quien recogió el premio.

Ingeniería: Donald J. Smith y su padre, Frank J. Smith (fallecido), de Orlando, Florida, por patentar el combover (Patente estadounidense Nro 4.022.227), peinado para calvos que pretende disimular lo evidente estirando todo lo posible el pelo que queda en los laterales del cuero cabelludo

Economía: El Vaticano, por su idea de subcontratar en la India un servicio de oraciones. Los norteamericanos que quieran una misa de difuntos o de acción de gracias, pueden ahora encargar que se lleve a cabo en alguna iglesia de la India. El servicio, que resulta mucho más económico en el país asiático que en EE.UU., puede reservarse por correo electrónico o directamente, en las “franquicias” del vaticano habilitadas para ello

Investigación Interdisciplinaria: Karl Kruszelnicki de la Universidad de Sídney, por realizar un examen comprensivo de la pelusa humana del ombligo.

Física: A Andre Geim de la Universidad de Nimega (Países Bajos) y Sir Michael Berry de la Universidad de Bristol (Reino Unido), por usar imanes para hacer levitar a una rana y a un luchador de sumo

Paz: A la Marina Real Británica, por ordenar a sus marineros que dejen de usar proyectiles de cañón, y que en lugar ello sencillamente griten “¡Bang!”

Paz: A Charl Fourie y Michelle Wong, de Johannesburgo, Sudáfrica, “por inventar un dispositivo anti-robo para coches consistente en un circuito de detección, una alarma y un lanzallamas”.

Medicina: Al Paciente Y y a sus doctores, Caroline Mills, Meirion Llewelyn, David Kelly, y Peter Holt, del Royal Gwent Hospital, en Newport, Gales, “por su cuidadoso estudio clínico, titulado “Un hombre que se machacó el dedo y estuvo oliendo a podrido durante 5 años.

Y los mexicanos Javier Morales, Miguel Apátiga y Víctor Castaño- en vencedores en la categoría de Química por haber conseguido obtener del tequila, a través de un proceso químico, microcristales de diamante.

Anuncios